Presentación

PONERSE EN CAMINO PARA EVANGELIZAR DESDE LA CATEQUESIS

Desde el Secretariado de Catequesis de la Diócesis de Asidonia-Jerez nos plateamos que era muy necesario contar con una página web dedicada a la catequesis que facilitara los medios propicios para enriquecer la acción catequética en las parroquias y en los colegios católicos. En su contenido encontrarás documentos de la Iglesia, recursos, enlaces con páginas catequéticas de otras diócesis, y, sobre todo, con un programa muy completo de formación de catequistas –“Escuela de catequesis”-, que se puede llevar adelante en la propia Parroquia.

Sabemos que los padres de familia son los primeros educadores de sus hijos. Y esta es una verdad innegable, pues ellos se encargan de guiar los primeros pasos de sus hijos, quienes empiezan por descubrir la realidad que les rodea. Pero los padres cristianos tienen el compromiso de educarlos en la fe. Les enseñan a conversar con el Padre Dios, a darle gracias por el don de la vida, la salud, el hecho de tener una familia, el compartir, el perdonar, etc.

Pero cuando los niños han adquirido uso de razón, los padres deben inscribir a sus hijos en la catequesis parroquial. Sin embargo, hay personas que no tienen muy claro lo que significa la catequesis parroquial y diremos que es un proceso de educación en la fe: 1) Iniciación (catequesis que preparar a la Primera Comunión). 2) Grupos Nazaret (preadolescentes). 3) Grupo Betania (adolescentes). 4) Grupo Galilea (jóvenes). 5) Grupo Emaús (adultos). Se trata de ir madurando en el seguimiento de Jesucristo y la vivir plenamente la fe en la comunidad cristiana parroquial.

Pero es necesario que reflexionemos en la importancia que tiene este proceso de enseñanza-aprendizaje, y que sea significativo para todos. Es muy conveniente que los padres-madres se integren a este proceso formativo; que participen en la catequesis familiar, que asistan a las reuniones que se programan para ellos, y lo que es más importante, ayuden a sus hijos en el crecimiento de la fe.

Por otro lado, también es importante que los catequistas estén convenientemente preparados y que tengan continuidad y perseverancia. Que asistan a los cursos de formación, que tengan la adecuada capacitación a través de la lectura y autoformación sobre los temas que imparten. Que estén en coordinación y participen en las reuniones de catequistas que se organicen en la propia Parroquia, en el Arciprestazgo o desde la Delegación diocesana de Catequesis, especialmente cuando se programan retiros, encuentros, conferencias, etc.  No olvidemos que la formación que se recibe en la niñez constituye la base del aprendizaje de una persona. De esta manera se estará dando la debida importancia a la catequesis parroquial, que es uno de los espacios más fundamentales dentro de la tarea de evangelización que realiza la Iglesia.

Si se toma en serio este proceso por parte de los padres de familia, niños y catequistas, bajo la sabia guía y la adecuada coordinación de sus respectivos párrocos y agentes de pastoral catequética, se logrará cumplir de mejor manera una formación integral en los aspectos humano, cristiano, espiritual, bíblico, doctrinal y social. Qué tarea más hermosa la acción catequética de niños, jóvenes y adultos, se trata mover los corazones para Dios.

José Arjona Gil, pbro. Delegado diocesano de Catequesis