EL ORATORIO, LUGAR DE ENCUENTRO CON EL SEÑOR